Seleccionar página

TERRUNO

El Valle Central de Tarija


Ubicado al sur de Bolivia y enclavado entre montañas se encuentra el valle central de Tarija, donde se produce la mayor cantidad de uva, vinos y singanis del País. El 100% de la vitivinicultura se realiza por encima de los 1600 m.s.n.m., se cuenta con una amplitud térmica bien marcada que permite un ciclo vitícola óptimo. Los suelos son de tipo arcillo-limoso-arenosos en los cuales también yacen fósiles del periodo pleistoceno. Este valle de clima semiárido existe y se define dada la altitud que posee ya que es la excepción entre las dos regiones más extensas de Bolivia, la zona andina predominante en el occidente y las llanuras tropicales orientales, por ello es un valle pequeño donde la producción de vid y vinos siempre será del tipo “boutique” en el espectro mundial vitivinícola.

Nuestros Viñedos

Los viñedos de Aranjuez se ubican en la privilegiada región de Santa Ana la Nueva y Santa Ana la Vieja. Aquí se tienen condiciones ideales para el cultivo de la vid, la excelente exposición solar junto a la disposición en laderas de nuestros lotes sumado a la experiencia y el trabajo comprometido, comprenden nuestro terruño o “terroir” y es a partir de éste, que se origina la mejor uva para la elaboración de vinos de gran calidad.

El valle, nuestros viñedos, el trabajo dedicado y la altitud media en la que viven nuestras viñas – 2000 m.s.n.m.- se resumen en nuestros vinos que se distinguen por su elegante estilo.

Cultivamos distintas variedades tintas de origen francés como Tannat, Merlot y Cabernet Franc entre otras y también contamos con blancas como Moscatel de Alejandría, Sauvignon Blanc y Chardonnay. Somos especialistas en Tannat, variedad que plantamos en Bolivia por primera vez el año 1999 y que también permitió que realicemos las primeras vinificaciones de esta cepa en nuestro País.

El manejo del viñedo es realizado por nuestro esmerado equipo vitícola, los “loteros” con la guía de los responsables de cada finca, día a día y a detalle cuidan vid por vid y lote por lote, realizando todas las labores culturales manualmente incluyendo la vendimia en la que se recogen los racimos resultantes, cargados de uvas de alta calidad.